Esto en el siglo XX no pasaba

Largo tiempo sin publicar nada en este blog, y la verdad es que no pensaba hacerlo hasta dar a luz mi nuevo proyecto en el que ya estoy trabajando, no se puede estar en todos los lados. Pero no he podido resistirme a comentar algo sobre la Vendimia de Rioja 2017 y mucho menos tras escuchar el audio de RADIO INFORTUNIO y los “Viña Tractor Boys”, el cual me ha hecho mucha gracia y he estado canturreando todos los San Mateos.

foto asociadaUn alarde de ingenio y buen humor como podéis comprobar, nada mejor que ser autocríticos y llamar a las cosas por su nombre.

Así ha ido la cosa, un año cargado de plagas bíblicas que comenzó por una brotación muy temprana que desembocó en una helada catastrófica que afecto a un tercio del viñedo y el sector productor planteo retener el vino excedente del 2016 en bodega para menguar la perdida. Luego vino el verano mas seco y caliente que podemos recordar, regalando tormentas con algún que otro pedrisco.

Aun así y después de tantos lloros y quejas por las mermas sufridas, el sector peleo a capa y espada por tener unos altos rendimientos de producción en el viñedo, acordándose finalmente el 25 de julio unos exagerados rendimientos de hasta el 115% en parcelas no afectadas y hasta un 70% en parcelas que se supone habían tenido daños terribles de más del 70%. Evidentemente esas uvas no estaban, pero ya vendrían de algún otro sitio, para encajar perdidas siempre hay tiempo.

No se contaba, o no se quería contar, en ese momento que lo ocurrido no era un problema puntual de Rioja, sino todo un problema a nivel nacional e incluso de Europa en general.

Así que el 10 de agosto comenzó la vendimia más temprana de la Rioja, donde las cuentas no empezaron a salir desde el principio, ya que a pesar de que Rioja Baja (perdón Oriental) no había sido afectada por la helada, la sequía había hecho de las suyas y los remolques no pesaban, volviéndose a cumplir el dicho manchego “Cuando parece que hay mucho, hay más y cuando parece que hay poco hay menos”.

Luego fue ascendiendo la vendimia por occidente haciéndose mucho más evidente la merma, así que como en otras ocasiones se intento recurrir a nuestros vecinos, tradicionales proveedores de “uvas de estraperlo” y luego más lejos incluso, pero las uvas no sobran este año en ningún lado y el que las tiene no las suelta a cualquier precio, llegándose a negociar hasta 75 céntimos este tipo de material. Lo que no valía 1 kg de uva “pata negra” hace un par de años.

Se ha comparado la situación con la crisis del 2000, tras la helada de 1999, pero no resulta comparable a mi entender. Aquello se fue fraguando durante los 3 años anteriores y hemos adecentado mucho nuestro modelo desde entonces.

Y es esto en el siglo XX no hubiera pasado. Hasta la última uva del año pasado habría sido elaborada en nuestras bodegas, donde permanecería hasta el limite legal en depósitos de vino excedentario y el resto escondido en bodegas y zulos debidamente habilitados al respecto. Ahora en 3 meses, que casualidad, se venderían multitud de falsos camiones de uva de mesa, se multiplicarían por 200 las mermas y derrames así como las ventas a socios de cooperativas, que pasarían a consumir 20 cantaras de vino al día cada uno de ellos, y es que en vendimias los peones beben mucho vino.

Y “voila”, se produciría el milagro, las cartillas de los viticultores llenas hasta el tope, las bodegas con el máximo de vino amparable y todavía quedaría vino excedentario para vender por puerta en “bag in box”, que los garrafones ya son un objeto “vintage”. Todos contentos y aquí paz y gloria.

foto asociadaPero por más que el sector intente autolesionarse, corren otros tiempos; y podemos consolarnos pensando que de las bajas producciones seguro aparecen un buen puñado de grandes vinos que harán nuestras delicias. Eso si, caros.

¿ DONDE ESTÁN ?     ¿ LAS UVAS DONDE ESTÁN ?     CREO QUE LAS TENDRÉ QUE PINTAR …..

.

Sobre graneles y Riojas de 1€

Las ventas mundiales de vino a granel durante 2010 ascendieron a más de 3.300 millones de litros por un importe de 1.962 millones de euros, lo que supone aumentos del 1,5% y el 8,3%, respectivamente.

Estas cifras significan, además, aumentos en volumen y valor de aproximadamente un 60% en los últimos diez años, ya que los datos globales del año 2000 hablan de 1.960 millones de litros por un importe de 1.182 millones de euros. El precio medio por litro en estos diez años ha bajado de 0,60 a 0,59 euros, lo que indica que el vino a granel ha tenido, en líneas generales, que aumentar su calidad y disminuir su precio para ser competitivo.

En el caso de España, las exportaciones de vino a granel han pasado de los 397 a los 880 millones de litros, lo que supone un aumento del más del doble de las exportaciones de 2010; mientras los ingresos han pasado de 192 a 295 millones de euros, algo más de un 65%, con una evidente caída del precio que ha pasado de los 0,48 euros del año 2000 a los 0,34 euros de 2010, un 40% menos. Esta cifra, tan lejos de la realidad de otros países, debe hacernos reflexionar sobre qué vinos a granel y a quiénes vendemos esos vinos, ya que otros países como Italia o Francia, compradores en muchos casos, han aumentado ligeramente ese precio medio a la hora de vender.

La Rioja en 2010 ha alcanzado un récord histórico de exportación y de venta de vino criado en barrica (crianza, reserva y gran reserva). Se podría pensar que Rioja ha salido ya de la crisis, pero es tan sólo un espejismo. El aspecto negativo es que se han reducido los precios, lo cual no resulta tan meritorio como salir de la crisis manteniendo los precios. El aspecto positivo es que hemos vendido más, porque hay otras denominaciones de origen en España que han bajado los precios y han vendido menos.

Esto muestra la fuerza de reacción de Rioja. Pero esta claro que bajar los precios no es la solución a largo plazo, porque esta denominación no está hecha para vender vino joven a un euro y crianza a dos. Esos precios no se corresponden con las inversiones que se han hecho, las bodegas, el saber hacer, cómo se cuidan los viñedos… La relación calidad-precio de Rioja ya era imbatible, tirar los precios a esos extremos no es lo más adecuado. Siempre he dicho que un crianza medio de Rioja tiene una de las mejores relaciones calidad-precio del mundo.

Tenemos mejores ejemplos en Champagne, que es una denominación muy disciplinada y, evidentemente, muy exitosa. Champagne tiene una estructura relativamente parecida a Rioja, en el sentido de que la mayor parte del viñedo no pertenece a las bodegas, establecen los rendimientos en función de las previsiones comerciales, y reaccionan con rapidez. En 2009, Champagne tuvo un recorte de rendimientos muy severo, pero el efecto de esto no es comparable con lo que ocurre en la Rioja. En Champagne cuentan con un margen de beneficio mucho mayor, con rendimientos de hasta 18.000 Kg/Ha y precios de hasta 3,5 €/Kg, que pueden hacer a un viticultor pasar de muy rico a rico, mientras que en Rioja supone pasar de estar bien a perder dinero.

España y la Rioja, se encuentran en mantillas en cuanto a exportación de vinos se refiere. Si nos fijamos en  EEUU, un gigante mercado para la exportación vinícola, no resulta muy optimista para los vinos españoles. En primer lugar y con mucha diferencia, los vinos americanos suponen un 70% de las ventas totales. Italia y Australia ocuparían las siguientes posiciones y tras ellos los vinos franceses. España, junto a otros países como Argentina, Chile y Nueza Zelanda se situaría en las últimas posiciones, con apenas un 5% del total.

A pesar de las dificultades económicas a nivel mundial, este mercado continúa creciendo gracias al aumento de la demanda de una nueva generación de consumidores que tienen mucho interés en vino, la ‘Generación del Milenio’. Se trata de personas de ambos sexos con edades comprendidas entre los 12 y los 32 años, que supone más de 70 millones de la población estadounidense.  “Son jóvenes, no tienen ningún miedo y han nacido con un ordenador bajo el brazo y un MP3 en el bolsillo. No aceptan las tradiciones establecidas sobre vinos, son aventureros y para ellos el vino no es sólo una bebida, sino un billete para viajar a otros lugares, a otros países.”

Esta nueva generación nos plantea un gran reto: cómo vender vino a este segmento de la población y sólo hay una forma de lograrlo, pensando como ellos. Con este fin es fundamental conocer al detalle la opinión americana sobre nuestros vinos. En general, los estadounidenses consideran a España como productor de vinos interesantes, en cuestión de calidad de vino, muchas bodegas y vinos españoles tienen todas las cualidades para triunfar en el mercado americano. Sin embargo, muy pocas han hecho lo necesario para diferenciarse de las demás. Desde el punto de vista comercial y de marketing, el enfoque de venta de los vinos españoles necesita un cambio de estrategia. Desde hace años, todo se reduce a barricas, piedras, clima y fermentaciones. Por el contrario, el consumidor no tiene que ser enólogo para gozar del vino. El vino ha de comunicar la cultura de la región donde nace, ha de servir como símbolo de la música, poesía, arquitectura, la historia, la vida autentica de la gente que la habita esa tierra, entonces ese vino se podrá vender.

La ley del embudo

Siempre he interpretado “la ley del embudo” como cuando te ves obligado a tragar con una situación injusta por causas de fuerza mayor. Si consultamos La Wikipedia, nos dice: Se conoce como ley del embudo a una expresión acuñada popularmente para denunciar una injusticia surgida en alguna confrontación o disputa. El mandato único de esta ley puede resumirse en: “La ley del embudo/lo ancho para otros/lo estrecho para uno” , en referencia a la forma del embudo.

Es una locución muy común en los países de habla castellana. Es una “ley” contraria a los principios de igualdad ante la ley y de equidad; el uso de esta locución, en algunos casos, puede llevar implícita una crítica contra los poderes fácticos y, entonces, formaría parte del ideoléxico.

Para el caso patatas, mejor dicho uvas y de Rioja.

El Ministerio convalidará la reducción de rendimientos antes del 1 de agosto
El MARM dice ahora que no es necesaria la aprobación previa del pliego de condiciones por Europa como sostenía hace un mes

El Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino convalidará el acuerdo de reducción de rendimientos amparados de cara a la próxima vendimia, al margen del pliego de condiciones que Rioja debe enviar a Bruselas. Así lo confirmaron ayer los servicios jurídicos del Consejo Regulador a las asociaciones del sector en un pleno extraordinario y en contra de lo que hace apenas unos meses defendía el departamento que dirige Elena Espinosa.

Comunicado UAGR-COAG sobre aplicación de rendimientos

Comunicado UAGR-COAG precios bajo coste

El exceso de cosecha obliga a plantear la vendimia en verde o dejar uva sin recoger
A punto de acabar la floración, los muestreos indican una producción superior a la del 2009

Con la floración de uva a punto de terminar, la muestra apunta hacia una cosecha importante que podría superar a la del año pasado (412,3 millones de kilos). Casi todas las opiniones recogidas en el sector vitivinícola hablan de uvas de buen tamaño y gran producción.

Los viñedos riojanos presentan un aspecto espectacular. Hay un desarrollo vegetativo enorme y grandes cantidades de uva. Y, aunque falta poco para terminar la floración, el frío de los últimos días y las lluvias incesantes pueden acabar incidiendo en el resultado final de la producción.

UAGR asegura que la uva de Rioja se paga por debajo de los precios de coste
La Comisión del Vino de la UAGR aseguró ayer que, a pesar del aumento «espectacular de las ventas, los viticultores riojanos continúan recibiendo precios por debajo de costes de producción». Según informó la UAGR en una nota de prensa, la Comisión del Vino, reunida el miércoles, ha denunciado que «el importante aumento de ventas de vino embotellado no se corresponde con los precios ridículos que están cobrando los viticultores riojanos».
Esta organización agraria afirma que ha conocido varias operaciones de cooperativas que sitúan el precio medio en el entorno de las 1.400-1.600 pesetas la cántara, lo que se traduce en 42 céntimos por kilo de uva. A esta cuantía, cada cooperativa «ha de descontar además la elaboración y otros gastos fijos, por lo que el viticultor recibe una cantidad menor aún», detalla la UAGR.
Visto lo anterior, queda claro que la intención es ordeñar a la vaca hasta el final. Muchos productores se encuentran con 2 cosechas sin vender con lo que el dilema está en vender vino a precios de derribo, o como se plantean algunos vender la uva del 2010 para no incurrir en mayores gastos de inversión que supondría la elaboración de una nueva cosecha. Uvas que de venderse, se uniran al contingente de uva habitual, ya muy sobrado, lo que llevará a las uvas de Rioja a precios de misería, sin contar las muchas que quedarán en el tajo. En fin, una verguenza, el sector comercializador va a completar el aforo total de sus existencias, con los que tendrá volumen para vender a destajo muy competitivamente varios años, mientrás el sector productor necesitará de varios y buenos años para recuperar el daño causado. Todo esto, como no, a mayor gloria del Rioja y sus infames chamanes.

Las bodegas riojanas vendieron hasta el mes de abril casi 26,5 millones de litros de vino, por un montante que alcanza los 104,8 millones de euros. El promedio del precio del litro vendido en el mercado exterior alcanzó, por lo tanto, los 3,97 euros/litro, según las citadas fuentes.
Rothschild y Vega Sicilia desembarcan en La Rioja con una inversión de 26 millones
La vid desplaza los cultivos tradicionales y crece más del 25 por ciento en 18 años
Sólo el olivo, con un incremento del 331% en el mismo periodo, imita la tendencia del viñedo y gana superficie de cultivo

El campo riojano es cada vez más uniforme, más monótono, más monocolor. Si hace apenas 18 años un paseo por el agro regional deparaba un paisaje en el que, con predominio del cereal y el viñedo, la variedad corría a cargo de las plantaciones de patatas, hortalizas o frutales, hoy la tendencia se acerca más al monocultivo que al policultivo tradicional: sólo dos cultivos han visto aumentada su masa forestal desde el año 1990: la vid, que ha crecido el 25,8% pasando de las 35.167 hectáreas de 1990 a las 44.230 del 2008, y el olivar, que ha pasado de 1.180 hectáreas a 5.086, lo que representa un incremento del 331%. El cereal, con casi 57.000 hectáreas, sigue siendo el cultivo con mayor superficie, seguido del viñedo, los frutos secos (9.942 hectáreas) y las hortalizas y el olivar.

RENDIMIENTO Y PENSAMIENTO
PROMULGACIÓN DE LA LEY DEL EMBUDO: “Pablo Neruda”