No te quites el sombrero

Hace ya tiempo que comencé este post, si bien lo dejé para una noche fría como la de hoy, de las que se busca el calor de pecho ajeno.
Inicialmente, su título era “Noches de Vino y Sexo”, pero el fallecimiento del gran Bluesmen Joe Cocker el pasado día 22, uno de los míticos de Woodstock, me hizo decantarme por este encabezado final.

Valga así también, este artículo, como homenaje a este magnifico autor inglés, que interpretaba Soul y Blues como un autentico negro. Conociéndolo, el seguro que lo hubiese leído …
foto asociada¿Que no hará el vino?
Podemos añadir una más a la extensa lista de propiedades atribuidas al vino; la de resultar un estimulante sexual tanto para mujeres como para hombres. Ya se lo que estáis pensando …… No solo se trata del ya conocido efecto desinhibidor del comportamiento social, sino que se trata de efectos intrínsecos de esta bebida asociados principalmente a ciertos componentes del vino y cómo interactúan estos con la fisiología humana.

La Universidad de Florencia, en Italia, realizó hace un par de años en el valle de Chainti, el corazón de la Toscana , una encuesta entre 800 mujeres, cuyas edades fluctúan entre los 18 a los 50 años, valorando su grado de satisfacción sexual, para esto emplearon un índice validado científicamente.

Las mujeres, todas sexualmente sanas, respondieron un cuestionario de 19 preguntas orientadas a medir su “índice de funciones sexuales femeninas”. De acuerdo con las respuestas, el grupo que presentó los mayores índices de deseo fueron las mujeres que tomaban entre una y dos copas diarias.”

Concretamente, las mujeres que bebían dos copas de vino al día obtuvieron un resultado de 27.3 en una escala de satisfacción de 36 puntos, aquellas que bebían una copa, obtuvieron 25.9, mientras que quienes no bebían obtuvieron un resultado de 24.4. Las que tomaban más de dos copas fueron excluidas, para descartar la posibilidad de ebriedad.

foto asociadaLa principal teoría de los médicos, es que los componentes químicos del vino tinto pueden aumentar las funciones sexuales al aumentar el flujo sanguíneo hacia áreas “clave” del cuerpo, aumentando el deseo sexual femenino, sobre todo de las maduras, ya que si bien la edad suele relacionarse con la pérdida de libido, las bebedoras de vino eran las de mayor edad.

Pero los beneficios sexuales del vino para la vida sexual no quedan sólo para las mujeres, en los hombres también parece tener un efecto beneficioso, aunque la mecánica sea diferente. Según un estudio publicado en la revista Nutrition Journal; se trata de un compuesto existente principalmente en el vino tinto, que podría incrementar los niveles de testosterona en la sangre, gracias a la inhibición de una enzima encargada de la excreción de dicha hormona.

Es decir, que una o dos copas de vino, al elevar la testosterona, hormona clave en el desempeño sexual del sexo masculino, pueden incrementar no solo el deseo sino el vigor sexual masculino.

Lo que no aclara la investigación, es si la ingesta de vino procura también satisfacción y buenos orgasmos. Pero eso podéis probarlo vosotros, yo personalmente ya lo he hecho …

Lo que seguro que funciona, es la iniciativa de Bodegas Monje que organiza el evento Wine&Sex en Tenerife, que trata de  acercar el vino al público desde una perspectiva diferente y divertida. Hace ya tres años que los Monje, iniciaron este espectáculo erótico-vinícola entre las barricas de esta bodega bicentenaria . Lo organizan trimestralmente (es decir, con la llegada de cada nueva estación) y en esta curiosa ‘bacanal’ enológica hay cabida hasta para 100 personas. Con que tengan más de 18 años basta… En cada cena, uno se encuentra desde tuppersex de lo más didáctico a representaciones teatrales subiditas de tono, vídeos sugerentes y juegos eróticos para tantear con la pareja (o no), que aquí también se puede venir solo.

Como no, también catas comentadas por expertos de los diferentes caldos de la propia bodega, la foto asociadamayoría tintos y todos bajo la Denominación de Origen Tacoronte-Acentejo. La degustación se va sucediendo con cada uno de los platos del menú.

Y todo, con música sensual susurrando al fondo, kits de bienvenida con profilácticos, esposas y hasta bolas chinas incluidas, un photocall para inmortalizar la experiencia, una cama XXL en medio de la sala para ir incentivando las fantasías de cada cual…

LA LEYENDA DEL PRIMER VINO

noticias sobre vino, LA LEYENDA DEL PRIMER VINO: UNA HISTORIA DE AMOR

Como no podía ser de otra manera, la historia de cómo se creó el vino tiene que ver con una historia de amor. Más bien mezcla amor, pasión, locura y muerte. O casi muerte.

Esta leyenda viene de medio oriente, más específicamente del Imperio Persa. Allí le adjudicaron a una cortesana el descubrimiento de esta bebida. Cuentan que entre el 4000 y 3000 A.C. un rey persa mandó recoger las uvas (uvas syrah, obviamente) del viñedo real y guardarlas en el depósito del castillo.

Allí las uvas comenzaron a fermentarse, naturalmente, y a expulsar el carbono sobrante. Este largaba un olor extraño que invadía el sótano, pero como no había un espacio para su escape, quedaba concentrado allí. Entonces comenzaron los rumores: la gente pensaba que el rey tenía veneno en esos toneles.

Esta cortesana formaba parte del harem del rey. Y un día decidió suicidarse. Como pensaba que los toneles de uvas fermentadas eran veneno, se lo tomó, esperando terminar con su vida.

El rey, cuando se enteró de la decisión de esta princesa, bajó hasta el depósito. Cuando la encontró descubrió que la joven muchacha no estaba muerta: todo lo contrario, danzaba alegremente por el sótano.

Entonces descubrieron que la bebida, muy lejos de ser un veneno, era una bebida espirituosa que hacía tanto bien al paladar como al alma.

Esta versión establecería que en realidad el vino se descubrió accidentalmente, y no por invención humana.

Pero dejando de lado las leyendas, hay que reconocer que el vino se originó en mesopotamia. Aunque aclaremos un par de datos más:

La primera mención a esta bebida aparece en el Antiguo Testamento cuando Noé, famoso por su construcción de un arca durante el diluvio, menciona al vino en sus relatos (Génesis 9:20). Noé plantó viñedos dentro del arca.

Los registros más antiguos de viñas plantadas por el hombre datan de hace 6.000 años Antes de Cristo, con evidencia de uvas fosilizadas en lo que hoy son los países de Georgia e Irán.

Sea un mito o sea verdad, es casi seguro que el vino se descubrió por una fermentación accidental de las uvas. Además ¿no es una linda historia?

Cordovin Blush Wines

Pués si, resulta que los claretes ahora se llaman blush wines “vinos sonrojados” y aquí sin saberlo, con el tirón que tiene el nombrecito.

Como cabría esperar de los anglofonos, nos cuentan hasta su historia, que transmito cual aparece en la bibliografía:

A principios de los años 70, la demanda de vino blanco excedía la producción de uva blanca, por lo que muchos productores de California elaboraban vino «blanco» con uva tinta, empleando un tipo de sangrado con mínimo contacto de los hollejos, considerándose mejor cuanto más blanco.  En 1975, el White Zinfandel de Sutter Home sufrió una fermentación detenida, un problema en el que la levadura muere antes de que toda el azúcar se haya transformado en alcohol. El vinicultor Bob Trinchero lo dejó reposar dos semanas, y tras catarlo decidió vender este vino más rosado y dulce.

En 1976, el escritor de vinos Jerry D. Mead visitó los Viñedos Mill Creek en el Condado de Sonoma, California. Charlie Kreck había sido uno de los primeros en plantar vides Cabernet Sauvignon en California, y ofreció a Mead un vino hecho de Cabernet que era rosa claro y aún no tenía nombre. Kreck no lo llamaba White Cabernet porque era mucho más oscuros que los blancos de uva tinta de la época, aunque no tan oscuro como los rosados que conocía. Mead bromeó sugiriendo el nombre Cabernet Blush (‘Cabernet ruborizado’), pero esa tarde telefoneó a Kreck para decirle que ya no pensaba que el nombre fuera una broma. En 1978 Kreck registró la marca «Blush». El nombre cuajó como marca comercial para los vinos semidulces de productores como Sutter Home y otros.

En fin, que un tal Sutter Home se le paro un depósito de Zinfandel White (algo parecido a nuestra extinta Garnacha roya, el vino de la Asunción, “ni es blanco, ni es tinto, ni tiene color”), asi que hablo con su amigo Charlie Kreck que también había tenido problemas con un depósito de Cabernet y se lo contaron a su colega jerry Mead ( el ocurrente de los 3) que soluciono el problema inventandose un nuevo tipo de vino, el “Blush Wine”.


Y mientrás, nosotros aquí en Rioja, con una amplia tradicción vitivinícola en estos vinos, discutiendo si tienen que tener esta intensidad colorante o la otra, si hay que quitarlos de en medio por que no están legislados, que si tal, que si cual, y ahora para colmo leo como alguna bodega nacional aparece en prensa como innovadora, por sacar al mercado estos vinos. No aprenderemos nunca.

Leo también, que los blush wines armonizan muy bien con queso fresco de cabra, pastas con salsas de tomate, salmón y langosta (estos últimos del Najerilla, claro está). Lo que yo digo,,,,, Cordovin Blush Wine.

Si es que, no se puede poner todo

Este artículo va sobre las maravillosas leyendas con las notas de cata que solemos colocar los enólogos sobre nuestras botellas de vino.

Aunque sea esta misión una de las menos importantes, de las múltiples faenas que el enólogo realiza, es muy probable que por uno y otro motivo nos encargemos de ella también. Evidentemente el resultado va estar definido por la facilidad de prosa o poesía del enólogo, no obstante recomendaría seriedad, no dejarsela hacer al departamento de marketing, catar el vino, ver su composición real, huir de corta y pegas del procesador de texto y concisión, sobre todo concisión, no es necesario poner todos los términos que conocemos para definir el vino, que luego ya lo probará el cliente.

Sino podemos acabar siendo la comidilla de los cachondos de la red, como este caso que me encontrado sobre una botella de vino de una reputadisima denominación de origen, cuyo nombre evitaré para no rozar en lo sangrante.

• Elaboración: Permanencia de 4 meses en barrica bordelesa de roble americano complementado con estancia en botella de 12 meses.
• Ficha Técnica: Tipo de vino: Tinto Barrica
Graduación: 13.5%
Variedades de uva: 100% Tempranillo
• Comentarios de Cata: Destaca su color rojo guinda con tonalidades azuladas característico de la variedad Tempranillo. La lágrima es de gran intensidad lo que nos garantiza su posterior armonía en boca.
La intensidad de los aromas frutales conjunta armoniosamente con la presencia de los aromas secundarios propios de una perfecta evolución en botella. Se destacan con elegancia e intensidad los aromas a frambuesa y mora. La elegancia de la pimienta verde nos indica la adecuada conjunción de las dos variedades presentes, que sin solaparse, se funden en un bonito conjunto. En la percepción retronasal se nos muestra un sutil e interesante abanico de aromas a vainillas y torrefactos propios de la crianza en madera.
Su paladar fresco y aterciopelado destacan de forma interesante formando un conjunto placentero y elegante. La perfecta ligazón de los taninos con la componente ácida y glicérica es perfecta, consiguiéndose así que este vino destaque por una complejidad armoniosa propia de los grandes vinos. El paso en boca es potente sin ocultar ni enmascarar, en ningún momento, la intensa percepción a frutas como la frambuesa o la mora. Su intensa carnosidad nos garantiza un post-gusto largo aportando simultáneamente una sensación intensa que perdura en el tiempo potenciando la percepción de frutosidad y carnosidad, haciéndola de esta forma más presente e intensa.
• Gastronomía: Ideal con carnes blancas, pastas y pescados

Hay queda eso, casi nada.

Resulta que la lagrima garantiza armonía en boca, la carnosidad garantiza un post-gusto largo, los aromas secundarios son propios de la evolución en botella; si dice que hay 2 variedades presentes, como puede ser 100 % Tempranillo, eso sí se funden sin solaparse.

¿ Como puede un tinto potente, defínido de esa forma, tener un paladar fresco y conbinar con carnes blancas, pastas y pescao… ???

Es lo que intentaba deciros: No se puede poner todo.

No sólo de sidra, vive el Asturiano

En Asturias hay cientos de pèqueñas bodegas dedicadas a la elaboración de vino de mesa que se encuentran acogidas a ninguna Denominación de Origen. Se trata de pequeños bodegueros artesanos que dedican todo su afán en elaborar vinos de mesa capaces de satisfacer el día a día de los hogares asturianos pero sin mayores pretensiones enológicas. La inmensa mayoría de las bodegas no se encuentran bajo el amparo de ningún consejo regulador.

Este vino Asturiano, reguladado actualmente por normativa europea y amparado por una figura de calidad hasta ahora Indicación Geografica “Vino de la Tierra de Cangas”, actualmente “Vino de Calidad de Cangas” y tras la entrada en vigor a lo largo de 2010 de la nueva normativa europea, este vino producido y elaborado en Asturias pasará a tener la denominación de origen.

El viñedo acogido a la denominación Vino de la Tierra de Cangas, se localiza en el suroeste de Asturias y, comprende los concejos de Cangas del Narcea, Allande, Grandas de Salime, Illano, Pesoz e Ibias. En el cuidado de estos vinos intervienen numeros procesos de calidad, muy exigentes con el buen hacer de los bodegueros. Todo ello esta consiguiendo que, cada año, la calidad se eleva por encima de las expectativas de los amantes del vino de verdad, como los vinos asturianos que se adaptan a los gustos actuales sin olvidar su historia.

Toda la zona cuenta con un microclima especial, con menos pluviometría y más horas de insolación que el resto de Asturias. Esta situación permite el desarrollo del viñedo, generalmente situado en laderas con fuertes pendientes y orientaciones sur, como zonas más favorables.

En la web vinotierracangas.com pueden encontrar información actualizada, bodegas, rutas, museos y eventos sobre estos vinos.

El Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha culminado su más importante trabajo hasta la fecha en el sector vitícola con la recuperación de la llamada ‘viticultura heroica’ en Asturias mediante un largo trabajo de investigación y desarrollo, cuyos resultados han permitido el despegue de un sector vinícola competitivo que, en la actualidad, produce vinos de reconocida calidad. Determinar y localizar las variedades autóctonas de la zona, potenciar su conservación y establecer un sistema de selección clonal para su reproducción e introducción de nuevo en el mercado fue el primer objetivo del estudio iniciado en 1986, cuando la viticultura de montaña en la zona Suroccidental de Asturias prácticamente había desaparecido.

El seguimiento de las variedades cultivadas en una parcela experimental establecida en Cangas del Narcea en 1991 determinó cuáles son las autóctonas: albarín blanco, albarín tinto, verdejo negro y carrasquín y su inclusión en una lista oficial para su comercialización. El desarrollo de varios estudios, como análisis de ADN, resistencia natural a enfermedades (mildiu, oídio y Botrytis) o influencia de los microclimas permitió seleccionar y clonar las que son susceptibles de producir vinos de mejor calidad.

Con los primeros resultados del trabajo se estableció como nuevo objetivo despertar el interés de los viticultores de la zona para promover la creación de un sector vinícola que incida en el crecimiento sostenible de la comarca poniendo en valor la ‘viticultura heroica’, que únicamente representa un 5% de la viticultura a nivel mundial, por sus características: en zonas de montaña, altitud superior a los 700 metros, con fuerte pendiente y en pequeñas islas. Este tipo de viticultura sólo es posible con el uso de variedades extremadamente adaptadas a las condiciones límites donde se cultivan, lo que permite la obtención de unos vinos de gran peculiaridad y autenticidad.

Uno de los aspectos más destacables es la labor divulgadora y de transferencia de resultados llevada a cabo por los investigadores compatibilizándola con una investigación de alto nivel, como lo demuestra la publicación de numerosos artículos científicos y libros. La divulgación se ha dirigido a los viticultores, con el fin de promover la recuperación de la viticultura heroica, y a la Administración local, autonómica y nacional, con el objetivo de lograr su implicación. Al ámbito académico y científico nacional e internacional para alentar la apertura de nuevas líneas de investigación y, a la sociedad y particularmente a los más jóvenes, para potenciar su conservación como parte de las raíces y cultura y como una alternativa de futuro interesante.

En el enlace Las tierras del Vino Asturiano, pueden encontrar más información histórica y cultural sobre estos vinos.

También podrá conocer los resultados obtenidos en una completa “Cata de los Vinos de la Tierra de Cangas”

Nostalgias de garrafón

El otro día al enredar entre las cosas acumuladas en mi casa natal del pueblo, descubrí una pila de garrafones amontonados y cubiertos de polvo, que delataban no haber sido usados en largo tiempo. Mientrás seguía con mi faena, mi cabeza empezó a realizar cábalas, ¿Hace cuanto tiempo que no veo alguién por ahí con un garrafón en la mano?; ¿Cuantos garrafones vacios, cubiertos de polvo, habrá en la Rioja? y ¿ Cuantos habrá en España?. Como los números se me iban haciendo muy grandes, dejé el asunto y decidí que sacaría algún momento para homenajear a este emblemático objeto aletargado por el olvido, en tan pocos años.

Tenemos aquí un ejemplo, de como en pocos años la tecnología ha desplazado uno de los útiles más usados por las familias españolas. Si bien las ventajas del uso del “Bag in Box” son evidentes para bodegas y consumidores, ?Quién me iba a decir a mí, que el uso de la palabra “Garrafón”, iba a quedar relegado a licores de poca calidad y origen desconocido?

El garrafón, sin poder evitarlo, me lleva a recuerdos de mi infancia, cuando el vino era vino y punto, en casa se bebía en porrón y en el campo en bota, sirviendose sólo en vaso en contadas ocasiones, debido principalmente, a la inexperiencia de los invitados en captar líquidos al vuelo.

El garrafón, formaba parte de la evolución hacía la madurez, el que un padre encargase a su hijo la importante misión de traer unos garrafones de vino a casa desde la bodega, daba fe de su confianza en el y en su criterio. Los he transportado en burro ( a los que se les colocaban las “enganillas”, útil específico para este cometido), en carrito, en bicibleta, en moto y luego ya en coche. Los había de cántara, de media cántara, de cuarto y otros de medidas no estandar, siendo los de cántara los más utilizados, pués como se decía en mi pueblo, “pa qué hacer 2 viajes”, y es que hay muchas cuestas.

La Real Academia Española, nos lo define como damajuana o castaña y expresión coloquial de garrafa, a la que a su vez define como vasija esférica, que remata en un cuello largo y estrecho y sirve para enfriar las bebidas, rodeándolas de hielo. Pero yo lo definiría como un recipiente de vidrio con protección exterior, de capacidad variable, utilizado para el trasporte y guarda corta de vinos.

En cuanto a la definición de la RAE, Damajuana, este envase se sigue utilizando de forma habitual en Sudamérica, siendo el bastión del consumo familiar de vino y tiene una bonita historia.

Esto es una hecho que sucedió en México, en la década del ’50 del siglo XIX. En un pueblo en la afueras de lo que hoy es Tijuana, una mujer de aspecto regordete, acentuándose en su caderas y piernas, salio a comprar vino para su marido, pero hete aquí su sorpresa, al ver que su marido, el vidriero del pueblo, había cambiado su botella de ancho pico por una botella de pico mas refinado, pero con cuello que se abre tanto como 4 o 5 botellas juntas y desciende sin afinar.

La mujer llamada Juana de los Milagros González, salio a hacer sus compras diarias al mercado del pueblo, pero al llegar a comprar su vino, grande fue el asombro del comerciante y los demás compradores. Luego de un tiempo La Dama Juana, como se la conocía en el pueblo, se acostumbro y hasta saco ventajas en el uso de estas botellas tan grandes. En el pueblo se la veía pasar a La Dama Juana con el botellón, y la gente decía ahí va Juana con el botellón, o ella dejaba el mismo para que se lo llenen mientras hacia sus otras compras, la gente preguntaba de quien ese botellón, a lo cual respondía, es de la dama Juana y siempre recibía la misma respuesta, es obvio si son iguales que ella, pero mas chiquitas, seguido de risas generales, y subestimando su utilidad.

Poco a poco, la gente fue viendo la práctica utilidad de la misma y fueron adoptándola en su hogar; pero al comprarla no sabían como llamarla, ni como pedirla, y decían, me da una botella de Dama Juana; y con el tiempo se transformo en, “me da una Dama Juana”, con lo que el vidriero del pueblo, la bautizo como damajuana; y su primera decía:”no compre Barriles, grandes e incómodos, Use Damajuanas y aproveche ese espacio entre el cobertizo y el establo para tejer”.
Así es como hoy todos conocemos,  a nuestra querida DAMAJUANA.