2018 – Una vendimia para viticultores y enólogos

Hola como siempre, para San Mateo me gusta postear algo sobre la vendimia que nos ocupa. Alguno dirá, “Muy bien, cuando se le ven los huevos, es macho”. Pero como suelo apuntar, Septiembre es el que corta el bakalaó, por lo que no es necesario jugar a ser Rappel desde Julio.

Después de un otoño-invierno de sequía absoluta, que hizo peligrar hasta el agua  de boca, nos vino una primavera con un inicio de verano donde se puso a llover como no nos acordábamos. La viña, en general, broto muy lenta y muy cargada de racimos, retrasándose la floración. Las lluvias y tormentas se prolongaron hasta finales de Julio, con alguna que otra granizada, por lo que el mildiu hizo su aparición, si bien no ocasiono muchos daños dada la profesionalidad de nuestros viticultores en el uso de fungicidas. Que este año la uva se preveía cara, así que no se escatimo en gastos.

Con esta situación, el envero retraso sus fechas habituales hasta 4 semanas en muchas parcelas. La viña, con reservas suficientes de agua y un Agosto benigno, llevo su abultada cosecha para delante e incluso igualo algo el retraso de cosecha existente en las viñas más equilibradas de carga.

Ahora Septiembre la está terminando de liar, temperaturas por encima de los 30ºC, con noches templadas y salpicado con varias tormentas violentas y caudalosas. Cualquier aficionado a la micología nos diría, “Este año, huele a setas”.

Así estamos, la maduración esta muy tardía para lo acostumbrado en estas fechas, algunos agricultores han optado por tirar toneladas de uva al suelo, aun de forma tardía, pero muchas viñas siguen muy cargadas y la botrytis llama a nuestra puerta, máxime vista la experiencia de como se ha cebado en el Sur de la península.

Nos viene una vendimia, de andar listos para los recados; los viticultores deberán de mantener nervios de acero y seguir las pautas de los enólogos, que deberán estar muy al tanto de la situación de cada viñedo. Hay que intentar cortar las uvas en el mejor momento posible.

Pero como todos los planes no saldrán bien, los enólogos tendrán que enfrentarse con algunas uvas muy “especiales”, son de prever bajas graduaciones y uvas podridas. Así que habrá que echar mano de la tecnología y hacer lo que podamos. Así que junto con los vendedores de fitosanitarios, los de productos enológicos también van a tirar buen año.

Bueno, se me quedan cosas en el tintero: normativa, precios, ventas, etc. Pero los dejo para otro rato, que se acerca la hora del vermut y debemos celebrar el santo, como manda la tradición.

Que no nos pase nada.

 

 

2017. Año de cambios.

Bueno, vamos a acabar el año, iniciando con este post la nueva plataforma de OENOPEDION, aun con muchos fallos y a falta de muchos retoques, pero lista para dar candela.

No cabe duda que el 2017, ha sido un año crucial en el futuro del Rioja, ya que se ha dado forma y solución a muchos planteamientos y debates que llevaban muchos años en el candelero y no pasaban de ser conversaciones de bar.

Por primera vez en sus casi cien años de historia como denominación de origen, Rioja se marcó una diferenciación real de vinos más allá de los tiempos de estancia en madera o en bodega de los vinos. Entre las nuevas categorías, destacaríamos la figura de Viñedo Singular que aporta unas garantías de calidad notablemente superiores a las del conjunto de Rioja.

También se regulan los Vinos de Pueblo, que existir siempre existieron, que habría sido esta vida, sin poder discutir con los del pueblo de al lado quien tenía el mejor vino. Una propuesta válida, que posiblemente nos haga olvidar las también polémicas subzonas y que por el momento, ha silenciado a los sectores segregacionistas alaveses, al menos por un tiempo, “la cabra tira pal monte”. Menos mal que nos queda el 155.

Esa ha sido la parte más divertida del año, lo de cambiar Rioja Baja por Rioja Oriental, a quién se le ocurre, si a los que somos de aquí, nos nombras oriental y nos ponemos a pensar en chinos. Yo sólo veo el cambio si a la Rioja Alta la cambiamos por Occidental. En fin, el nombre de la subzona, mas o menos afortunado, ya esta implantado y el que no entienda que lo de Baja, es porque el Ebro va para abajo, pues peor para el. Aunque a algunos sectores les ha gustado mucho el nombrecito y ya le están sacando partido.

Se aprueba también, la elaboración de Espumosos de Rioja, ya no serán Cava y no habrá que mencionar el término, aunque yo siempre los he llamado Champán, para no tener que hacerlo.

Otra buena noticia ha sido, la congelación de  las plantaciones para el año 2018, hasta que no sea justo y claro el reparto de las autorizaciones de plantación y se conozcan las verdaderas necesidades del sector, máxime con los nuevos cambios incorporados.

El tiempo también nos dio mucho que hablar, 2017 ha sido un año de plagas bíblicas, agroclimáticamente hablando, con su sequía y sus heladas ha vuelto a hacer recordar lo que supone la escasez de uva (después de haberlas tirado al suelo el año anterior). Escasos y buenos vinos del 2017, que tendrán problemas para reflejar sus costes, sobre todo en caso de los vinos jovenes, en los canales de comercialización. Por el momento los viticultores de Rioja Alta se asocian, para defender sus intereses frente al resto de la Rioja. En el fondo, es que les ha debido sentar mal que no helara en Rioja Baja.

En fin, muchos frentes abiertos para el 2018.

Buen Vino para el que lo merezca, y abundante.

Esto en el siglo XX no pasaba

Largo tiempo sin publicar nada en este blog, y la verdad es que no pensaba hacerlo hasta dar a luz mi nuevo proyecto en el que ya estoy trabajando, no se puede estar en todos los lados. Pero no he podido resistirme a comentar algo sobre la Vendimia de Rioja 2017 y mucho menos tras escuchar el audio de RADIO INFORTUNIO y los “Viña Tractor Boys”, el cual me ha hecho mucha gracia y he estado canturreando todos los San Mateos.

foto asociadaUn alarde de ingenio y buen humor como podéis comprobar, nada mejor que ser autocríticos y llamar a las cosas por su nombre.

Así ha ido la cosa, un año cargado de plagas bíblicas que comenzó por una brotación muy temprana que desembocó en una helada catastrófica que afecto a un tercio del viñedo y el sector productor planteo retener el vino excedente del 2016 en bodega para menguar la perdida. Luego vino el verano mas seco y caliente que podemos recordar, regalando tormentas con algún que otro pedrisco.

Aun así y después de tantos lloros y quejas por las mermas sufridas, el sector peleo a capa y espada por tener unos altos rendimientos de producción en el viñedo, acordándose finalmente el 25 de julio unos exagerados rendimientos de hasta el 115% en parcelas no afectadas y hasta un 70% en parcelas que se supone habían tenido daños terribles de más del 70%. Evidentemente esas uvas no estaban, pero ya vendrían de algún otro sitio, para encajar perdidas siempre hay tiempo.

No se contaba, o no se quería contar, en ese momento que lo ocurrido no era un problema puntual de Rioja, sino todo un problema a nivel nacional e incluso de Europa en general.

Así que el 10 de agosto comenzó la vendimia más temprana de la Rioja, donde las cuentas no empezaron a salir desde el principio, ya que a pesar de que Rioja Baja (perdón Oriental) no había sido afectada por la helada, la sequía había hecho de las suyas y los remolques no pesaban, volviéndose a cumplir el dicho manchego “Cuando parece que hay mucho, hay más y cuando parece que hay poco hay menos”.

Luego fue ascendiendo la vendimia por occidente haciéndose mucho más evidente la merma, así que como en otras ocasiones se intento recurrir a nuestros vecinos, tradicionales proveedores de “uvas de estraperlo” y luego más lejos incluso, pero las uvas no sobran este año en ningún lado y el que las tiene no las suelta a cualquier precio, llegándose a negociar hasta 75 céntimos este tipo de material. Lo que no valía 1 kg de uva “pata negra” hace un par de años.

Se ha comparado la situación con la crisis del 2000, tras la helada de 1999, pero no resulta comparable a mi entender. Aquello se fue fraguando durante los 3 años anteriores y hemos adecentado mucho nuestro modelo desde entonces.

Y es esto en el siglo XX no hubiera pasado. Hasta la última uva del año pasado habría sido elaborada en nuestras bodegas, donde permanecería hasta el limite legal en depósitos de vino excedentario y el resto escondido en bodegas y zulos debidamente habilitados al respecto. Ahora en 3 meses, que casualidad, se venderían multitud de falsos camiones de uva de mesa, se multiplicarían por 200 las mermas y derrames así como las ventas a socios de cooperativas, que pasarían a consumir 20 cantaras de vino al día cada uno de ellos, y es que en vendimias los peones beben mucho vino.

Y “voila”, se produciría el milagro, las cartillas de los viticultores llenas hasta el tope, las bodegas con el máximo de vino amparable y todavía quedaría vino excedentario para vender por puerta en “bag in box”, que los garrafones ya son un objeto “vintage”. Todos contentos y aquí paz y gloria.

foto asociadaPero por más que el sector intente autolesionarse, corren otros tiempos; y podemos consolarnos pensando que de las bajas producciones seguro aparecen un buen puñado de grandes vinos que harán nuestras delicias. Eso si, caros.

¿ DONDE ESTÁN ?     ¿ LAS UVAS DONDE ESTÁN ?     CREO QUE LAS TENDRÉ QUE PINTAR …..

.

El que parte y reparte …

La UAGR ha solicitado al Ministerio de Agricultura criterios «más justos» en las futuras autorizaciones de plantación de viñedo, al tiempo que planteará la necesidad de cambiar los criterios de adjudicación de viñedo para próximos repartos, ya que los actuales priman a personas ajenas al sector agrario y suponen una «clara discriminación» para los jóvenes agricultores y para los viticultores profesionales.

foto asociadaEn concreto, las críticas de la UAGR y de COAG al actual régimen de concesión de autorizaciones de plantación de viñedo son las siguientes:

‐ Con los criterios actuales, algunos solicitantes han recibido más hectáreas que las de una explotación media en La Rioja, lo que supone empezar gratis la actividad superando la media de superficie que poseen los viticultores profesionales riojanos. Y además, esos mismos solicitantes, si no plantan hasta 2019, pueden seguir pidiendo más plantaciones los próximos dos años.
 
‐ Muchos de los beneficiados ni son ni van a ser nunca viticultores, ya que los criterios para ser considerado “Jefe de Explotación” permiten casi a cualquiera poder solicitar plantaciones. Lo que ha sucedido es que muchas solicitudes se han realizado por jóvenes no viticultores utilizados como testaferros, que dentro de unos años pasarán las viñas a sus verdaderos cultivadores.
 
‐ Se han quedado sin plantaciones los jóvenes viticultores dados de alta en los últimos años, con el agravante de que si para estas adjudicaciones es requisito indispensable no contar con viñedo a su nombre, para poder acceder a la ayuda de Primera Instalación muchos tuvieron que comprar derechos de plantación.
 
‐ Por otro lado, y al no existir limitación a la cantidad de superficie concedida, se han beneficiado más quienes mayor superficie han solicitado (en el primer reparto se ha adjudicado el 11% de la cantidad pedida).
 
‐ También se han quedado fuera del reparto las pequeñas explotaciones vitícolas que necesitan aumentar viñedo para su propia supervivencia.

Contra esta injusta situación, los representantes de COAG proponen los siguientes criterios de adjudicación, para que las plantaciones vayan a jóvenes agricultores profesionales y a viticultores que se dediquen realmente a la actividad agraria y necesiten ampliar sus explotaciones:

‐ En primer lugar, todos los solicitantes deberían demostrar la capacidad y competencia profesionales como agricultores, para lo que debería definirse más claramente la figura de “Jefe de Explotación” para jóvenes sin viñedo.
 
‐ La prioridad en las adjudicaciones debería ser para los jóvenes nuevos viticultores y jóvenes pequeños viticultores.
 
‐ En segundo lugar, para pequeños viticultores profesionales que sean Explotación Prioritaria y tengan menos viñedo que la media de su Comunidad Autónoma (en La Rioja, 10 hectáreas, y que no superen las 15 tras el reparto).
 
‐ Y al final, si sobraran plantaciones, para el resto de solicitantes.
 
‐ En cualquiera de los casos, debería limitarse la concesión a un máximo de hectáreas por solicitante en la totalidad de las adjudicaciones.
 
El campo para el que lo trabaje, así debe ser.
 

Uvas al suelo

Nuevamente, un final delirante y sin sentido en la vendimia Rioja 2016. Tenemos de todo, uvas que no maduraban en parcelas sobrecargadas (habiendo quitado uva y sin quitarla), uvas que se han vendimiado algo verdes porque las fechas iban corriendo y el viticultor se ha puesto nervioso, uvas que se han vendimiado ( a mano y a máquina) al suelo, en algunos casos sin terminar de madurar, en otros las mejores uvas (hay que tener en cuenta que son las mas caras de vendimiar) y como no, uvas que se han cogido en su mejor momento por viticultores pacientes y ordenados que han sabido esperar y de las que se obtendrán muy buenos vinos.

foto asociada

Hay que tener en cuenta que se ha contado con un tiempo inmejorable durante la segunda quincena de septiembre y octubre, el agua no nos rozado y las temperaturas han sido de cuento. Sino, otro gallo habría cantado. Y es que había muchas uvas en los viñedos y la merma de la sequía no ha sido para tanto, ya que muchos regaron hasta el final, eso si se contaba con el “estraperlo”.

Lo más triste, ver las imágenes de las uvas cortadas al suelo en los informativos nacionales.

¿Cuanto vale el vino de Rioja?  ¿3 € botella?, ¿5 €?, ¿10 €?,  o ¿nada?; puesto que tan preciadas y denostadas uvas son tiradas al suelo sin mayor miramiento.

Hemos creado la Denominación de Origen del culto y el valor del papel, el producto está en segundo plano, por más que se nos llene la boca hablando de calidad.

 

Si desea leer algo mas sobre al respecto:

Eso si, buen rollo, al menos por parte de algunos:

 

Vendimias Rioja 2016. ¿12,5 % o 14 %?

Pasando de realizar interpretaciones en Agosto (resulta claro y comprobado que no aportan sino confusión), ahora coleando el mes de Septiembre ya podemos ver con claridad la situación de las viñas.

Los datos son muy buenos; la climatología de los últimos días, con temperaturas más frescas y lluvias moderadas, ha condicionado una evolución más lenta de la maduración, que ha permitido alcanzar así un buen equilibrio entre los diferentes parámetros,  con una lenta disminución de la acidez total y una estabilización en el pH, ofreciendo en general un buen equilibrio madurativo con prácticamente ausencia de enfermedades.

Al final, viendo las previsiones de tiempo para los próximos días, un año de lo más clásico, vendimiando para el Pilar pueden entrar muy buenas uvas en bodega, lo que augura muy buena calidad de los vinos de Rioja.

fotp asociada

Ahora viene la pregunta del millón:

¿12,5 % o 14 %?

La moda Parker y los vinos de mascar ya han pasado, muchas uvas perderán mucho caldo y calidad si se esperan a los 14%. Puede ser un muy buen año para vendimiar algunas parcelas con 12% – 13% y llevarlas a buen fin como lo que se vino a llamar “Vinos finos de Rioja”. Contra esta tendencia, más acorde con los mercados internacionales actuales, nos encontramos con unas tablas de pago de bodegas y cooperativas que ponen sus máximos precios a 13,5%-14% con lo que es previsible la llegada de bastantes uvas semidisecadas.

En cuanto a precios, cada uno dirá lo que quiera, pero si juntamos a un viticultor sensato con un bodeguero sensato (haberlos, hailos), ambos coincidirán en que están bien, con margenes para ambas partes. Sobre 1 €uro el Kg de tinta y 70-80 céntimos el Kg de Blanca, los mercados pueden mantenerse e incluso crecer vistas las últimas informaciones:

El precio medio del litro de vino de Rioja exportado mejora en 18 céntimos
 
A nivel nacional, los precios también calentitos. Así Mancha que comenzó la vendimia con precios del año pasado y estables, ha entrado en stress total, con una escalada de precios constante debido a las mermas que ha provocado la sequía de este verano; lo cual puede afectar negativamente con precios del vino al alza, que pueden afectar a las ventas internacionales. 
Vease: Vendimia caliente (y no solo por las temperaturas).