La mayor parte de la comunidad científica, ratifica que el cambio climático no se sustenta solo con la percepción de que ahora estemos atravesando un periodo de sequía en buena parte de España o de que cada vez sea más fácil cultivar viñedos en países más septentrionales como Dinamarca o Finlandia. Si no, en la subida de la temperatura media en los últimos 50 años, en la desglaciación de los polos y en la subida de mares y océanos.

No es nuevo que el viñedo regrese a Inglaterra o a zonas más altas, ya que, en la época romana, su cultivo era frecuente. Ni siquiera la sequía, pues algunos autores romanos hablan de un periodo superior a los 30 años de escasez de agua y malas cosechas en el centro de España.

Sin embargo, sí es momento de tomarse en serio el cambio climático y su repercusión en el viñedo porque hay importantes áreas españolas, especialmente en Castilla-La Mancha, donde la vid es el árbol más numeroso y la principal fuente de lucha contra el CO2.

Según nos informan recientemente, podriamos encontrar alguna alternativa en los nuevos portainjertos VCR.Foto asociadaLa Universidad de Milán ha licenciado, después de más de 10 años de experimentación, cuatro nuevos portainjertos. Los estudios agronómicos y enológicos realizados para llegar a este resultado han permitido recabar interesantes informaciones tanto sobre estos nuevos portainjertos como acerca de los seis de los más difundidos portainjertos comerciales comparados.

Foto asociada

En esta linea de actuación, se encuadran también la investigación sobre riego deficitario controlado para seleccionar las prácticas de cultivo más adecuadas a las condiciones edafoclimatológicas de Extremadura.

Teniendo en cuenta que el microbioma bacteriano que se instala en las raíces depende del tipo de portainjerto, independientemente de la variedad cultivada para la producción de uvas. En plena “voragine” de las enfermedades de la madera y sabiendo que el microbioma bacteriano de la raíz es muy importante para la protección de la planta y de sus frutos frente a parásitos y patógenos, y para su nutrición y la calidad final de la uva, tal vez podamos encontrar alguna luz al respecto jugando con los nuevos portainjertos.

A %d blogueros les gusta esto: