La vendimia nacional

Es cierto que la vendimia aún no se puede dar por generalizada en todos los sitios, pero este fin de semana se abrirán muchos y a lo largo de la semana próxima se podrá dar por empezada en la mayor parte de las zonas de España. En otras, principalmente del sur, están terminando o han terminado ya.

Respecto a la cosecha, hay informaciones muy dispares y muchas veces interesadas, aunque no siempre. En Aragón, por ejemplo, hay informaciones que dan una cosecha superior a la del año pasado y otras muy inferior. Extremadura tiene merma importante, pero unos dicen un 20% y otros un 50%. Mancha estimaba un 15 a un 25%, mínimo, sin embargo otras informaciones dan un 7% solamente de merma.

Como verán es difícil hacer una estimación que pueda considerarse precisa. Se estima que tendremos una merma, en el conjunto de España, de un 15% como mínimo, con una cosecha que oscilará entre 33 y 35 millones de hl. Cantidad que puede variar en función de la climatología. El fuerte de la vendimia aún no ha comenzado y un copioso riego en estos momentos nos daría muchos millones de litros.

Las primeras operaciones de mosto fresco, se han cerrado a 3,90 euros hº, aunque hay pocas ganas de vender, de momento. Para azufrados, hay que hablar de 4,10 a 4,20 euros hº, también con poca operatividad, aunque hay ganas de comprar mosto. En vinos nuevos, hay contactos, pero aún no hay las suficientes operaciones cerradas para hacer una media significativa.

Incluimos los precios de uva más generalizados en algunas zonas de producción. No se sabe si se consolidarán para toda la vendimia ya que, por ejemplo, en Mancha hay fuertes presiones para que la uva blanca alcance un precio de 0,2404 euros grado/kilo (4 pesetas grado/kilo), pero de momento este es el precio. En los próximos días veremos de qué manera se generalizan.

Precios

Las calidades este año varían enormemente, la uva está entrando muy sana y la que ha tenido suficiente humedad para madurar en condiciones, tiene unos parámetros de calidad fenomenales, por el contrario tenemos una parte de uva que no ha madurado y entra a bodega con poco grado, poco peso y descompensada analíticamente. Hay sitios donde a esta uva se le está sacando un rendimiento del 60% o menos.

Parece que se avecina una campaña extremadamente complicada y sujeta, más que nunca, a los devenires de los mercados internacionales, con precios en los mostos que oscilan entre las 600 pesetas para los tintos y las 650 pesetas hectogrado para los blancos.

Los últimos datos de exportación dados a conocer por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV) y correspondientes al mes de junio, cuantifican el efecto que sobre nuestro mercado exterior han tenido las continuas e importantes subidas de los vinos sin D.O.P. a granel en origen. Concretamente, en el interanual mientras el valor conseguía aumentar en los vinos de esta categoría un 36,2%, en el apartado del volumen ese aumento quedaba reducido a un 14,0%. Consecuencia de ello, el precio medio de esta categoría de vino pasaba de 0,32 a 0,38 euros por litro, aumentando un 19,4%.

Pero si esclarecedor resulta ver lo que ha pasado con los precios en exportación, más importante resulta lo que puedan depararnos las vendimias en estos países, más concretamente en Francia e Italia, donde la gran mayoría de los vinos que enviamos es para complementar sus producciones propias.

Sobre lo que sucederá en España la unanimidad sigue siendo bastante importante, ya que, unos más y otros menos, todos admiten que será muy difícil hablar de una producción que vaya más allá de los 35 millones de hectolitros. Cantidad, desde luego, más que suficiente para poder hacer frente a nuestras necesidades internas de consumo, mostos, destilación y, de seguir como hasta ahora las cotizaciones, de exportación.

Otro taconazo al Rioja.

El Tribunal Supremo deja a Rioja y al resto de DDOO sin amparo para rechazar etiquetas de una misma marca, utilizada también en otras regiones. El fallo abre la puerta a que bodegas de Rioja utilicen la misma marca para sus vinos de otras regiones y viceversa, incluidos los ‘embotellados por o para’ en casos de marcas de amplio consumo.

El Supremo, que hace tres años a consecuencia de un recurso de la Interprofesional del Vino de Rioja había validado el artículo 28 del reglamento de la DOC que reconoce el derecho a la exclusividad de marca, cambia ahora de criterio y así lo dice expresamente en el nuevo fallo: «La sentencia de 6 de mayo del 2009 debe considerarse, pues, matizada por la presente, de modo que se admita la posibilidad de que una marca comercial designe vinos de diferentes regiones o zonas vinícolas protegidas (sin que pueda exigirse en ningún caso la exigencia de marcas adicionales), siempre que la designación y la presentación de los vinos permita, de manera clara y sencilla, identificar la denominación de origen que le corresponde de forma que no induzca a error o confusión».

Lo que dice el  artículo 28 del Reglamento de Rioja, ahora queda sin respaldo: «Las marcas, símbolos, leyendas publicitarias o cualquier tipo de propaganda que se utilicen aplicados a los vinos protegidos no podrán ser empleados bajo ningún concepto, ni siquiera por los propios titulares, en la comercialización de otros vinos o bebidas derivadas de vino, salvo cuando el Consejo Regulador, a petición del interesado, entienda que la aplicación de estos nombres no puede causar perjuicio a los vinos amparados».

La sentencia impedirá ahora a priori a Rioja, mantener su política restrictiva. Así las cosas, el papel que queda al conjunto de denominaciones de origen es meramente de control de que las marcas comerciales aludan con suficientes garantías al origen de los vinos para que no produzca confusión en el consumidor, pero, en ningún caso, el rechazo de las mismas porque también se utilicen en otras zonas geográficas.

Una misma marca de vino en diferentes denominaciones. No es nuevo, pero se estaba peleando jurídicamente por ello. El Tribunal Supremo ha apostado por la globalización y ha echado por tierra la idea  de preservar la marca a una denominación.

Rioja y otras denominaciones de origen españolas habían sacado disposiciones reglamentarias, o utilizado interpretaciones de la Ley del Vino del 2003, para impedir que un operador pudiera emplear una misma marca comercial en varias denominaciones de origen o en diferentes zonas vinícolas geográficas al mismo tiempo. La oposición a la coexistencia de marcas se basaba en la posible confusión que se podía generar en el consumidor sobre la procedencia de los vinos y, de hecho, el conflicto ha provocado fuertes tensiones e incluso expedientes sancionadores en Rioja.

Ya hace años García Carrión lanzo un ordago a la DOC Rioja con su Opera Prima, marca bajo la que etiqueto vinos de Rioja, Penedés y La Mancha, diferenciandolos por los colores: rojo, verde y amarillo. Este ataque al Rioja, no prosperó, pero resulta muy difícil no caer en los tentáculos del mercado, que a estas alturas es mundial y no local. Para los grupos bodegueros presentes en diferentes regiones supone potenciar sus marcas con el impulso de Rioja,  e incluso Francia, y mas concretamente Burdeaux, está teniendo muchos problemas en China con las etiquetas.

Para Rioja es una puerta abierta. Y por esta puerta pueden entrar bodegueros y especuladores. Apostar por una marca única en varias regiones puede aumentar la llegada de grupos bodegueros a una región consolidada, apetecible y bien posicionada y valorada a nivel mundial. No es lo mismo comenzar de cero con una marca que con un nombre conocido. Y si lleva el apellido de Rioja, mejor.

De gatos y ratones.

La situación actual del mercado de vinos español, me ha recordado este viejo acertijo de niños.

¿como puedes pasar a un gato,a un raton y un queso de una parte del rio a otra en una barca en la que solo cabes tu y otro más? Hay que tener en cuenta que no puedes dejar solos ni al gato con el raton, ni al raton con el queso.

Primero llevas al raton; luego al queso y vuelves con el ratón a la posicion inicial; ahora el gato va a la posición del queso y por ultimo llevas al raton que quedo solo a la otra parte.

Como moraleja, podriamos concluir que con el debido tiempo y un poco de astucia es posible  la convivencia de gatos y ratones sin dañar el queso.

Con los precios a los que se están vendiendo, o intentando vender (porque tampoco se están cerrando muchas operaciones), nos estamos haciendo daño. Tanto es así, que podría decirse que no existen mercado, ya que los propuestas de compra de hoy, son rechazadas mañana con las más diversas argumentaciones. Este hecho, normal en cualquier negociación, acaba siendo negativo si se prolonga en esceso.

Tal vez sea el momento de relajar un poco la tensión, el vino es un producto anual, y si no se sirve aquí acabará viniendo de otro sitio, así el año que viene tendremos dos cosechas y los que lo necesitan ya tendrán hecho el camino para traerlo de fuera. De hecho, podemos encontrar en el puerto de Valencia, la mayor bodega de España, varios barcos cargados de vino Argentino esperando a descargarse. Es normal intentar maximizar el valor de sus existencias, pero también que los compradores buscan alternativas con las que hacer frente a sus pedidos.

Como consecuencia de estas situaciones, la calidad de los vinos suele salir maltratada y algunas operaciones de exportación, esas que tanto han costado conseguir y que están llamadas a convertirse en la salida natural de nuestra producción ante la pérdida del mercado interno, peligran debido a la dificultad de mantener los precios.

Todo esto; cuando las ventas al exterior de vinos, mostos y vinagres, se han incrementado, respecto al mismo mes del año 2011, un 25,7%, con un aumento del montante económico percibido del 29,1% y un aumento de precio del 2,7%;  el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, nos indica que  España se ha situado en el segundo lugar del mundo por exportaciones de vino y está creciendo el triple que la media de los principales vendedores mundiales y la OIV nos cuenta que el consumo de vino en el mundo, que estaba en caída desde 2007, ha incrementado sus cifras un 0,7% ,poco, pero al menos no baja.

¿No habrá llegado el momento de dejar de jugar al gato y al ratón y compartir el queso?

Plegarias del Rioja a Rajoy.

Según la RAE, Plegaria: s. f. Rezo dirigido a Dios o a un santo, especialmente aquel en el que se ruega o pide una cosa, como protección, ayuda o consuelo.

Así podrian ser calificadas las reclamaciones del sector vitivinícola Riojano, para cuando Mariano Rajoy tome posesión.

El ‘Rioja’ y sus principales actores han detallado los asuntos candentes que el nuevo departamento de Agricultura que se cree, tal y como prometió el líder del PP, deberá afrontar tanto en clave interna , como en el marco de la UE.

¿Qué se pide?. Pués como es de esperar, cada cual una cosa.

UAGR (Unión de Agricultores y Ganaderos de La Rioja):

  • Una mayor transparencia en el mercado interno de la DOC Rioja, donde todas las operaciones deberían realizarse obligatoriamente mediante contrato escrito.
  • Un precio mínimo por encima de los costes de producción para la uva y el vino a granel de las cooperativas y de los cosecheros.
  • El control de la masa vegetal.
  • Un apoyo decidido a los jóvenes agricultores.
  • La vinculación de las ayudas de promoción a países terceros con el pago de la uva/vino por encima de los costes de producción.
  • Fijar un frente común contra la liberación de plantaciones.

ARAG-Asaja:

  • La preservación el modelo de equilibrio de ‘Rioja’.
  • La publicación de unos precios de referencia para la uva que garanticen la rentabilidad de los agricultores.
  • Que el Ministerio mantenga las ayudas para la reestructuración y reconversión del viñedo, así como los apoyos para la promoción inscritos en el marco de la Unión Europea.
  • Evitar la abolición de los derechos de plantación tal y como plantea la nueva reforma de la PAC

UPA (Unión de Pequeños Agricultores):

  • La modificación legislativa en relación a la Comisión Nacional de Competencia que ahora mismo impide la fijación de precios mínimos.
  • Una prórroga de los derechos de plantación para hacer frente a la liberalización prevista.

El sector bodeguero riojano:

  • Reforzar la consideración del vino alimento, permitiendo así la promoción de su consumo en el ámbito de la UE.
  • Potenciar las ayudas para la promoción y exportación de vino como mercado clave para el futuro desarrollo del país.
  • Seguridad jurídica a las actuaciones de la DOC promoviendo a través de una ley su reconocimiento como Corporación de Derecho Público que le permita ejercer como autoridad competente y realizar el control oficial.

EL CR DOC Rioja:

  • Su conversión en Corporación de Derecho Público
  • La puesta en valor del vino en la legislación española mediante su reafirmación como alimento.
  • Un tratamiento fiscal del vino acorde con su condición de alimento y su separación del resto de bebidas alcohólicas para evitar que en el futuro pueda quedar sujeto a gravámenes.
  • La promoción del consumo moderado, principalmente entre los jóvenes frente al «ineficaz prohibicionismo» de las campañas antialcohólicas.
  • El mantenimiento del sistema de derechos de plantación en la UE impulsando en la negociación de la PAC una modificación legal.
  • Abrir la cofinanciación comunitaria en materia de promoción al mercado interior de la Unión Europea.

La Consejeria de agricultura de la Rioja:

  • Apostar por una política de apoyo «incondicional» a un modelo vitivinícola de calidad y sostenible. Y todo ello, «procurando una rentabilidad adecuada a todos los operadores, viticultores y comercializadores».
  • Una posición clara y contundente en contra de la liberalización de plantaciones de viñedo.
  • Consideración del CR DOC Rioja como Corporación de Derecho Público con la competencias de inspección, control y certificación.
  • Regulación estricta y homogénea para todo el territorio nacional sobre los criterios exigibles respecto a la indicación de añada y variedad en los vinos no acogidos a Denominación de Origen.

Como era de esperar, nada nuevo bajo el sol, cada uno arrimando el ascua a su sardina y por parte de los políticos, palabras vacias de quedar bien con todos. Y miedo, mucho miedo a la liberalización de plantaciones de viñedo, porque aunque andemos todo el día quejandonos. “Ay virgencita, que me quede como estoy”.

Y me pregunto yo, alguíén cree que con la que está cayendo, va andar Rajoy pensando en una docena de cansos riojanos; ¿y Europa? no os quiero ni contar. O es que alguno cree que los del PP son los reyes magos, por las fechas, digo.

¡Ah!, se me olvidaba, ¿Rajoy que es, Santo o Dios?.

Sobre piramides y vino.

El vino se elabora para bebérselo, esta frase es obvia. El problema es que según se desprende de los datos del Ministerio correspondientes al consumo doméstico, los españoles parecemos no haber encontrado la forma de acercarnos a él y frenar ese constante goteo que llevamos sufriendo en las últimas décadas y que nos están llevando hasta tasas de consumo completamente inasumibles para un país que, a pesar de las ayudas al abandono del viñedo, a la reestructuración y reconversión y a los bajos precios y escasos rendimientos, sigue siendo la primera potencia mundial en superficie de viñedo y que, sin duda, nos llevaría en un plazo breve de tiempo a serlo también en producción. Si no fuera porque en España no hay quien beba vino.

Podríamos achacarlo a la puñetera  crisis que nos está ahogando y a la cada vez más exigua renta de la que disponemos para “disfrutar”. Pero eso sería mantener el mensaje insostenible de años atrás, de que el problema no es nuestro, y lo que todavía es mucho peor, que no somos nosotros los que debemos solucionarlo. Y somos, precisamente nosotros, los únicos que podemos invertir esta tendencia.

De entrada, para poder hacerlo lo primero que necesitamos es información sobre cuál es la situación, datos, cifras concretas de consumo por canales, tipología, regiones, meses, presentaciones, envases, preferencias de los consumidores, exigencias de los distribuidores… y eso cuesta dinero. Unos fondos que hasta ahora han provenido del Ministerio, aunque hayan sido canalizados por diferentes organismos, empresas y organizaciones y que ahora, con los fuertes recortes que se avecinan con el nuevo Gobierno, están en la última teja el alero.

El vino está luchando cuerpo a cuerpo contra la cerveza, el agua y las gaseosas, que le van ganando terreno en el consumo interno. Por eso, la nueva estrategia de comunicación del vino debe llegar a otros segmentos de mercado y recuperar así, espacios perdidos.

“Por un lado, se da una tendencia a nivel mundial de reducción del consumo de vino no varietal, el cual se vio reemplazado en nuestro país por una mayor ingesta de cerveza en el consumo diario, lo que favoreció a la reducción de los efectos estacionales de la misma, que en general se concentra en los meses de más calor. Por otra parte, la cerveza también se ve favorecida en el consumo ocasional, por un diferencial de precios respecto a los vinos de mayor calidad”.

Consumo y marcas en la base de la pirámide
El consumo en la base de la pirámide (BoP),  va ser uno de los pilares de la comunicación para el próximo año.  “Los nuevos retos están puestos en aquellos grupos sociales que pertenecen a la base de la pirámide, que son marginados por la publicidad y la comunicación y representan el mercado más numeroso del mundo”.

La base de la pirámide está compuesta por 4.000 millones de personas de las 6.500 millones que hay en el mundo y que según el Banco Mundial, tienen un consumo anual de 10.000 millones de dólares. Hasta ahora  el 40% de la inversión publicitaria  ha estado destinada al nivel 1 de la pirámide, que representa el 2% del total de la población. El 50% de la inversión se dirigío a los niveles 2 y 3 que representan el 30% de la población, mientras que sólo el 10% se destinó a la base de la pirámide”.

Vistos los errores cometidos, está claro que los Planeamiento Estratégicos, deben de basarse en una publicidad transversal apuntada a todas las clases sociales y a los jóvenes, realzando el valor de la espontaneidad y de lo cotidiano . Una publicidad con “rostro” para “involucrar” a las personas es lo importante como estrategia que “posicionar” productos. Y que, bien trabajado, debe ser visto como un negocio a largo plazo, aun con márgenes de rentabilidad más estrechos.
El precio es un gran movilizador, pero no es todo. Se necesita una estrategia de inclusión y un mensaje transversal. Por ejemplo, ¿quién no quiere ser feliz?, esos son algunos de los ejes para redireccionar el fomento del consumo a la llamada “base de la pirámide” poblacional: un 68% de la población mundial, que, a pesar de sostener a los mercados masivos, concentra apenas un 10% de la inversión publicitaria.

Las DO están amenazadas por el vino “sin defectos” de los países emergentes

El sistema europeo de producción de cultivo de viñas y elaboración y comercialización de vinos, controlado y supervisado por las Denominaciones de Origen (DO), o similares, esta amenazado por la aparición de la vitivinicultura del nuevo mundo, que hace vinos “sin defectos” al gusto del consumidor, con países como Sudáfrica y Australia que elaboran buenos vinos y los venden en todo el mundo con avanzados sistemas de marketing.

Los países emergentes hacen sus vinos en función del gusto de sus consumidores, a los que nunca defraudan y, por tanto, consiguen fidelizar. Así, algunos consumidores, como los ingleses, aplican al vino su cultura de tomar el té, por ello les gusta con más o menos azúcar y los productores del nuevo mundo así “lo fabrican” y se lo ofrecen.

Europa es muy pequeña en el contexto mundial y no podrá imponer sus sistemas de producción y regulación a los países emergentes entre los que ha incluido a China, país que ha empezado a consumir pero también a plantar viñas con lo que puede llegar en poco tiempo a ser un gran productor de vino. La liberalización de la plantación de viñas en el mundo -salvo en la UE- es un hecho y que, contra esta situación, a Europa no le queda otro remedio que hacer cada vez los mejores vinos si quiere competir en los mercados internacionales.