2020 – El número de la bestia

La marca de la Bestia,  más conocido como el número de la bestia, es un término bíblico del libro de Apocalipsis, del Nuevo Testamento, que está asociado con la bestia del Apocalipsis en el capítulo 13.​ En la mayoría de los manuscritos del Nuevo Testamento, la marca de la Bestia está comúnmente asociada al número 666.

Pero 2020 , es también un número con muchas connotaciones.

  • 2020 es un número autobiográfico, «me explico:»

Un número es «autobiográfico» si, empezando por la izquierda, su primera cifra indica el número de ceros del número, su segunda cifra el número de unos, etc. Por ejemplo, el número 2020 es autobiográfico porque tiene 2 ceros, 0 unos, 2 doses y 0 treses.

  • Se puede expresar como la suma de cuadrados de los cuatro números primos consecutivos. 17, 19, 23, 29.
    2020 = 172 + 192 + 232 + 292

En cualquiera de los casos Nostradamus, el profeta más famoso del mundo, se fijo en el y profetizó en el siglo XVI; no solo la pandemia del coronavirus sino también una crisis económica, guerra, cambio climático y el futuro de dos altos mandatarios.

En el viñedo también un año difícil.  Fuerte estrés con el persistente mildiu, luego oidio y las tormentas, y al final con las uvas madurando, lluvias con calores que amenazaban con botritis en unas uvas con notable adelanto del grado sobre la madurez fenólica.

Bueno, pero las uvas han ido entrando en las bodegas razonablemente bien y se ha ido equilibrando paulatinamente la carga fenólica, aunque hay también parcelas muy cargadas, con uvas de grano grande, que cuentan con una acidez total muy baja y a las que les cuesta alcanzar un grado optimo.

Pero en esta cosecha del COVID-19, si algo sobra es uva y vino. El MAPA ya avanzaba en Agosto una cosecha de uva de vinificación 2020/21 de casi 5,48 Mt, un 7,6% más que en la anterior. Y eso teniendo en cuenta que Agroseguro, señaló a esa fecha, haber recibido partes de siniestro en el cultivo de uva de vinificación que cubrían una superficie damnificada en todo el territorio nacional de 93.551 hectáreas.

Los daños en la superficie asegurada que sufrió la siniestralidad se eleva hasta esa fecha a 46,18 millones de euros. Por CC.AA., Castilla-La Mancha sería la región más damnificada en este cultivo, con una previsión de indemnizaciones por siniestralidad de 14,64 millones de euros (31,7% del total nacional), seguido de La Rioja, con casi 9,2 millones (19,8%) y la Comunidad Valenciana, con cerca de 9 millones (18,7%).

En Rioja nos encontramos con 66.288 hectáreas productivas, de las que 60.293 son tintas y 5.995 de variedades blancas. Es decir, aún con la reducción del potencial productivo máximo amparable (90%), 401 millones de kilos, 353 millones de kilos de uva tinta y 48 de blanca.

La Interprofesional del Vino de España (OIVE) ha puesto ya a disposición de los operadores del sector vitivinícola el “Estudio de Costes de producción de uva para la elaboración de vinos en España”, que establece una metodología para el cálculo de costes de producción de uva con destino a transformación en vino, que ha sido testada con viticultores de toda España, para distintos sistemas de cultivo y manejo de la vid.

Calculado de este modo y debido a la dispersión de datos, parece mas oportuno el uso de la mediana para este cálculo, que quedaría en 3.047,35 euros por hectárea para el coste total (de los que 2.493,73 euros/ha corresponderían al coste de actividades). Si trasladamos esto a uva tinta DOC Rioja, haciendo el cálculo a 6.500 Kg. por Ha., nos arroja un coste de 0;51 € / Kg. de los que 0,38 € / Kg. corresponden a actividades.

Por otra parte Agricultura fijó entre 0,65 y 0,67 euros el coste de un kilo de uva tinta en la DOC Rioja y de 54 céntimos para la uva blanca. Si bien, para ello toma como referencia la cosecha 2019, que tuvo una producción excepcionalmente baja y, por consiguiente, un notable incremento del coste por kilo.

La norma fija que el precio de compraventa de uva se debe fijar en contrato tras la negociación de las partes y considerando los costes efectivos de producción de cada viticultor, sin embargo varias Bodegas «ARRASACAMPOS» aplican tablas que apenas superan los 50 céntimos y con contratos en los que el viticultor ‘asume’ cubrir los costes al dejar las uvas, es decir al final del contrato se van a encontrar con la coletilla:

«El precio pactado, según declara el vendedor, cubre el coste efectivo de producción de la uva objeto del presente contrato, esto es, uva de vinificación validada por el Consejo Regulador para vino DOCa».

Tablillas con precios de entre 48 y 58 céntimos para el kilo de uva, en función de las valoraciones de calidad del producto. Así las cosas, una uva perfecta, de ‘100 puntos’, se pagaría según dicha tabla a 58 céntimos, mientras que una uva de ’65 puntos’ o menos se pagaría a 48. En el caso de las variedades blancas, el precio es de 45 céntimos. Lo cierto es que las ventas de los últimos graneles del 2019 estaban presionando a la baja de los precios. AGE y Campo Viejo, los mayores compradores de uvas de Rioja, intentaron poner suelo con varias operaciones entre 64 y 68 céntimos por kilo, que irían en línea con las garantías de costes de producción ‘oficiales’, pero ya son varias las compañías que están ofertando precios por debajo.

Los sindicatos agrarios denuncian que «la caída de ventas de vino embotellado no justifica estos precios y más cuando hablamos de empresas que han tenido importantes ayudas públicas por la crisis del COVID que deberían haberse condicionado al pago de precios dignos». Varias de estas bodegas percibieron cientos de miles de euros de fondos públicos para financiar el almacenamiento privado de vinos dentro del plan de ayuda del Ministerio de Agricultura al sector contra el COVID-19 y han accedido a créditos de campaña ventajosos y financiados por las administraciones riojana y vasca.

Alegran un poco el panorama algunas bodegas como Marqués de Riscal, con precios de hasta 0,80 para el kilo de uva tinta (13 grados para viñas de menos de 15 años); hasta 1 euro (13,5 grados para viñas entre 15 y 49 años); y hasta 1,45 euros (13,5 grados para viñedos de más 50 años). Para la uva blanca, el precio fijado es de 70 céntimos. Asimismo, Bodegas Muga de Haro, parte en sus tablas de 70 céntimos para las uvas tintas hasta 1 euro, en función de la calidad y del tipo de vino para el que se empleen (rosado o tinto).

 

Fin de una vendimia larga y compleja

El día 28-10-2013 se produjo el cierre de la Vendimia General en la DOC Rioja y El día 8 de noviembre se vendimiaban las últimas uvas de la cosecha 2013, con lo que los Servicios Técnicos del Consejo Regulador daban por finalizada la vendimia más tardía de la historia reciente de esta Denominación y también una de las más cortas en cuanto a producción, ya que la cantidad final recolectada ha sido de 368,3 millones de Kg. de uva, de los que 342,5 millones son de uva tinta y 25,8 millones de uva blanca. Es un volumen algo superior a los 355 millones de Kg. de la cosecha del pasado año, que resultó muy afectada por la sequía, pero muy inferior al potencial productivo que tiene actualmente la D.O.C. Rioja.

El primer balance de la recién finalizada vendimia es optimista respecto a la calidad de los 255 millones de litros de vino que se han obtenido de la elaboración de unas uvas que han debido superar un ciclo vegetativo condicionado por una climatología atípica. Ha sido un año complejo desde el punto de vista vitícola, caracterizado por un comportamiento climatológico diferente al de los últimos años, con una pluviometría muy alta y temperaturas bajas en primavera, que han retrasado el ciclo y provocado una maduración desigual.

Por fortuna, ante el riesgo que representaba ese retraso madurativo de dos a tres semanas, el buen tiempo que predominó durante septiembre y octubre permitió realizar la vendimia de forma selectiva, eligiendo aquellas parcelas que iban alcanzando el punto de madurez adecuado y consiguiendo así optimizar la calidad del fruto cosechado.

La producción total finalmente amparada es de 362,69 millones de Kg., ya que 5,53 millones de Kg. han sido descalificados por excesos de rendimiento.

PRODUCCIÓN DE UVA COSECHA 2013 (millones de Kg.)

Color de Uva

La Rioja

Alava

Navarra

Total

Hectáreas viñedo

Tinta

238,55

65,59

38,29

342,44

58.021

Blanca

18,19

5,55

2,05

25,79

3.814

TOTAL

256,74

71,14

40,34

368,23

61.835

No hay vendimia, así que ….. a los San Mateos

Y es que este año, como ya sabemos, las uvas se hacen de rogar.

En estos momentos la vendimia, se ha iniciado timidamente en las parcelas blancas más tempranas de la DOC Rioja, habiéndose comenzado también la semana anterior el corte del moscatel de Valles de Sadacia y los Chardonays de la Ribera Navarra, lo que confirma al pleno las 3 semanas anunciadas de retraso respecto al año anterior.

Afortunadamente el tiempo ha acompañada este septiembre, e incluso se esperan días propios de Agosto, a mayor esplendor de las fiestas mateas, eso si para el fin de semana se esperan tormentas y podría cambiar el hasta ahora optimista panorama vitícola. Tiempo al tiempo.

También se han movido algunas fichas, que empiezan a marcar la pauta económica de la campaña:

Bodegas El Cidacos, tras la compra en el año 2011 de la empresa por el grupo ruso Ladoga, ha cerrado un acuerdo con varios viticultores de la zona para la compra de algo más de 800.000 kilos de uva a una media de 72 céntimos el kilo de tinta y a un euro el de blanca. Nuevamente parece que el precio de la uva blanca, superará claramente al de la tinta. Vivir para ver.

El grupo bodeguero español Félix Solís acaba de alquilar por cinco años la cooperativa de Murillo. Cuatro millones de kilos de uva garantizados durante los próximos cuatro años, además del uso de unas instalaciones con capacidad para elaborar ocho millones de kilos anuales, es decir, unos seis millones de litros más que podría unir a los diez millones que elabora en la bodega de Fuenmayor baja las marcas de la división Pagos del Rey, exclusiva para denominaciones de origen. Un movimiento importante de concentración, que nos da pistas hacia dónde va el futuro.

United Wineries (antigua Berberana), ha enviado a sus proveedores habituales un aviso, en la que les advierte de que no pagará las uvas de la vendimia del 2013 hasta septiembre del año próximo.

Comunicaciones, todas ellas, de grupos externos a Rioja. Por la parte Riojana, nos encontramos con el tradicional mutismo de la época.

Los representantes de las organizaciones agrarias han subrayado que existe incertidumbre sobre el precio al que este año se pagará la uva de Rioja, aunque han indicado que sería deseable que se situara en una media de entre 75 y 80 céntimos el kilo, frente a la media de 60 percibidos el pasado año.

La vendimia se inicia sin precio y sin plazo de pago para los viticultores.

Normas vendimia Rioja 2012. Una Campaña sin recortes.

Resulta curioso que trás unos meses en los que cada día al levantarnos tenemos un nuevo recorte en nuestras economias, se publiquen en estos días unas nuevas normas que carezcan de ellos. Así ocurre con las normas de vendimia de Rioja para la nueva campaña 2012, que son más generosas si cabe, aunque el colectivo viticultor opina que si debería haber recortes; ya que no hay tantas uvas en el campo como la cantidad que puede ser admitida en las bodegas.

Entre las medidas incluidas en las “Normas de Campaña”, destacan las relacionadas con la fijación de los rendimientos máximos de producción. De acuerdo con las circunstancias de esta campaña 2012, que en líneas generales son similares a las del pasado año, el Consejo ha decidido mantener para la próxima vendimia los rendimientos máximos amparables establecidos por el Reglamento de 6.500 kgs. por hectárea para variedades tintas y de 9.000 kgs. por hectárea para variedades blancas.

Por otra parte, en atención a las condiciones climatológicas que puedan incidir al final del ciclo vegetativo del viñedo, en esta campaña el límite máximo para la entrega en bodega de uva que supere el rendimiento máximo establecido será del 10%, aunque el vino elaborado con dicha uva no será amparado por la D.O. y deberá retirarse de las bodegas en el plazo máximo marcado por el Reglamento, es decir, el 31 de mayo de 2013.

Los rendimientos máximos de producción autorizados se contabilizan de forma separada e independiente para variedades tintas y blancas, procediéndose a la descalificación del total del rendimiento de aquellas parcelas con producciones excesivas no contempladas en el Reglamento. En este sentido, la inspección de viñedos realizada por el Consejo Regulador durante la campaña tiene como fin detectar dichos excesos de producción y prevenir al viticultor para que los corrija, actuando en consecuencia a la hora de aplicar las técnicas de cultivo más idóneas para alcanzar el objetivo perseguido de optimización de la calidad.

Hay que señalar que los rendimientos en Rioja son muy inferiores a los de otras zonas vinícolas del mundo, lo cual es una buena muestra del nivel de autoexigencia existente en esta Denominación a la hora de imponer límites a la producción en favor de la calidad de los vinos.

Aunque el acuerdo casi clona las condiciones del trabajoso pacto del pasado año, no faltan matices claves. Así las normas de campaña para la próxima vendimia vuelven a fijar el límite máximo para la entrega en bodega de uva en el 110% del rendimiento reglamentario amparable. Por entendernos, mantiene los rendimientos máximos amparables de producción que establece el reglamento: 6.500 kilos por hectárea para las variedades tintas y 9.000 para las blancas. No obstante, «en atención a las condiciones climatológicas que puedan incidir al final del ciclo vegetativo del viñedo», el Consejo autoriza la entrega en bodega de un 10% extra, como el pasado año. Y en ese 10%, en ningún caso amparable y de retirada obligatoria de las bodegas antes del 31 de mayo del 2013, está la diferencia. En el 2011, la mitad de esa cantidad se destinaba a vino de mesa y el otro 5% restante, a destilación. Ahora, sin embargo, se eleva hasta el 7% el porcentaje de la uva extra que servirá para producir vino no amparado, con lo que sólo el 3% será para quemar, una insistente demanda de los productores, para los que el vino de mesa les reporta dinero mientras la destilación le supone más pérdidas.

La Unión de Agricultores y Ganaderos de La Rioja (UAGR) considera que las viñas de la denominación de origen Rioja no disponen de las uvas suficientes como para justificar el aumento de rendimientos para la próxima campaña de vendimia. La UAGR ha aludido, en un comunicado, a las normas aprobadas por el Consejo Regulador del Rioja para la próxima vendimia, que ampararán una producción de 6.500 kilogramos de uva tinta por hectárea y de 9.000 de uva blanca. Además se permitirá la entrada en bodega de un 10% más de lo permitido en el Reglamento, para destilación o vino de mesa.

Para UAGR es ese diez por ciento el que no está justificado, principalmente porque los agricultores perciben por sus uvas precios por debajo de los costes.

Comunicado UAGR normas de campaña de vendimia Rioja 2012.

Los 8 Mandamientos de UAGR-COAG