2018 – Una vendimia para viticultores y enólogos

Hola como siempre, para San Mateo me gusta postear algo sobre la vendimia que nos ocupa. Alguno dirá, “Muy bien, cuando se le ven los huevos, es macho”. Pero como suelo apuntar, Septiembre es el que corta el bakalaó, por lo que no es necesario jugar a ser Rappel desde Julio.

Después de un otoño-invierno de sequía absoluta, que hizo peligrar hasta el agua  de boca, nos vino una primavera con un inicio de verano donde se puso a llover como no nos acordábamos. La viña, en general, broto muy lenta y muy cargada de racimos, retrasándose la floración. Las lluvias y tormentas se prolongaron hasta finales de Julio, con alguna que otra granizada, por lo que el mildiu hizo su aparición, si bien no ocasiono muchos daños dada la profesionalidad de nuestros viticultores en el uso de fungicidas. Que este año la uva se preveía cara, así que no se escatimo en gastos.

Con esta situación, el envero retraso sus fechas habituales hasta 4 semanas en muchas parcelas. La viña, con reservas suficientes de agua y un Agosto benigno, llevo su abultada cosecha para delante e incluso igualo algo el retraso de cosecha existente en las viñas más equilibradas de carga.

Ahora Septiembre la está terminando de liar, temperaturas por encima de los 30ºC, con noches templadas y salpicado con varias tormentas violentas y caudalosas. Cualquier aficionado a la micología nos diría, “Este año, huele a setas”.

Así estamos, la maduración esta muy tardía para lo acostumbrado en estas fechas, algunos agricultores han optado por tirar toneladas de uva al suelo, aun de forma tardía, pero muchas viñas siguen muy cargadas y la botrytis llama a nuestra puerta, máxime vista la experiencia de como se ha cebado en el Sur de la península.

Nos viene una vendimia, de andar listos para los recados; los viticultores deberán de mantener nervios de acero y seguir las pautas de los enólogos, que deberán estar muy al tanto de la situación de cada viñedo. Hay que intentar cortar las uvas en el mejor momento posible.

Pero como todos los planes no saldrán bien, los enólogos tendrán que enfrentarse con algunas uvas muy “especiales”, son de prever bajas graduaciones y uvas podridas. Así que habrá que echar mano de la tecnología y hacer lo que podamos. Así que junto con los vendedores de fitosanitarios, los de productos enológicos también van a tirar buen año.

Bueno, se me quedan cosas en el tintero: normativa, precios, ventas, etc. Pero los dejo para otro rato, que se acerca la hora del vermut y debemos celebrar el santo, como manda la tradición.

Que no nos pase nada.

 

 

Esto en el siglo XX no pasaba

Largo tiempo sin publicar nada en este blog, y la verdad es que no pensaba hacerlo hasta dar a luz mi nuevo proyecto en el que ya estoy trabajando, no se puede estar en todos los lados. Pero no he podido resistirme a comentar algo sobre la Vendimia de Rioja 2017 y mucho menos tras escuchar el audio de RADIO INFORTUNIO y los “Viña Tractor Boys”, el cual me ha hecho mucha gracia y he estado canturreando todos los San Mateos.

foto asociadaUn alarde de ingenio y buen humor como podéis comprobar, nada mejor que ser autocríticos y llamar a las cosas por su nombre.

Así ha ido la cosa, un año cargado de plagas bíblicas que comenzó por una brotación muy temprana que desembocó en una helada catastrófica que afecto a un tercio del viñedo y el sector productor planteo retener el vino excedente del 2016 en bodega para menguar la perdida. Luego vino el verano mas seco y caliente que podemos recordar, regalando tormentas con algún que otro pedrisco.

Aun así y después de tantos lloros y quejas por las mermas sufridas, el sector peleo a capa y espada por tener unos altos rendimientos de producción en el viñedo, acordándose finalmente el 25 de julio unos exagerados rendimientos de hasta el 115% en parcelas no afectadas y hasta un 70% en parcelas que se supone habían tenido daños terribles de más del 70%. Evidentemente esas uvas no estaban, pero ya vendrían de algún otro sitio, para encajar perdidas siempre hay tiempo.

No se contaba, o no se quería contar, en ese momento que lo ocurrido no era un problema puntual de Rioja, sino todo un problema a nivel nacional e incluso de Europa en general.

Así que el 10 de agosto comenzó la vendimia más temprana de la Rioja, donde las cuentas no empezaron a salir desde el principio, ya que a pesar de que Rioja Baja (perdón Oriental) no había sido afectada por la helada, la sequía había hecho de las suyas y los remolques no pesaban, volviéndose a cumplir el dicho manchego “Cuando parece que hay mucho, hay más y cuando parece que hay poco hay menos”.

Luego fue ascendiendo la vendimia por occidente haciéndose mucho más evidente la merma, así que como en otras ocasiones se intento recurrir a nuestros vecinos, tradicionales proveedores de “uvas de estraperlo” y luego más lejos incluso, pero las uvas no sobran este año en ningún lado y el que las tiene no las suelta a cualquier precio, llegándose a negociar hasta 75 céntimos este tipo de material. Lo que no valía 1 kg de uva “pata negra” hace un par de años.

Se ha comparado la situación con la crisis del 2000, tras la helada de 1999, pero no resulta comparable a mi entender. Aquello se fue fraguando durante los 3 años anteriores y hemos adecentado mucho nuestro modelo desde entonces.

Y es esto en el siglo XX no hubiera pasado. Hasta la última uva del año pasado habría sido elaborada en nuestras bodegas, donde permanecería hasta el limite legal en depósitos de vino excedentario y el resto escondido en bodegas y zulos debidamente habilitados al respecto. Ahora en 3 meses, que casualidad, se venderían multitud de falsos camiones de uva de mesa, se multiplicarían por 200 las mermas y derrames así como las ventas a socios de cooperativas, que pasarían a consumir 20 cantaras de vino al día cada uno de ellos, y es que en vendimias los peones beben mucho vino.

Y “voila”, se produciría el milagro, las cartillas de los viticultores llenas hasta el tope, las bodegas con el máximo de vino amparable y todavía quedaría vino excedentario para vender por puerta en “bag in box”, que los garrafones ya son un objeto “vintage”. Todos contentos y aquí paz y gloria.

foto asociadaPero por más que el sector intente autolesionarse, corren otros tiempos; y podemos consolarnos pensando que de las bajas producciones seguro aparecen un buen puñado de grandes vinos que harán nuestras delicias. Eso si, caros.

¿ DONDE ESTÁN ?     ¿ LAS UVAS DONDE ESTÁN ?     CREO QUE LAS TENDRÉ QUE PINTAR …..

.

Uvas al suelo

Nuevamente, un final delirante y sin sentido en la vendimia Rioja 2016. Tenemos de todo, uvas que no maduraban en parcelas sobrecargadas (habiendo quitado uva y sin quitarla), uvas que se han vendimiado algo verdes porque las fechas iban corriendo y el viticultor se ha puesto nervioso, uvas que se han vendimiado ( a mano y a máquina) al suelo, en algunos casos sin terminar de madurar, en otros las mejores uvas (hay que tener en cuenta que son las mas caras de vendimiar) y como no, uvas que se han cogido en su mejor momento por viticultores pacientes y ordenados que han sabido esperar y de las que se obtendrán muy buenos vinos.

foto asociada

Hay que tener en cuenta que se ha contado con un tiempo inmejorable durante la segunda quincena de septiembre y octubre, el agua no nos rozado y las temperaturas han sido de cuento. Sino, otro gallo habría cantado. Y es que había muchas uvas en los viñedos y la merma de la sequía no ha sido para tanto, ya que muchos regaron hasta el final, eso si se contaba con el “estraperlo”.

Lo más triste, ver las imágenes de las uvas cortadas al suelo en los informativos nacionales.

¿Cuanto vale el vino de Rioja?  ¿3 € botella?, ¿5 €?, ¿10 €?,  o ¿nada?; puesto que tan preciadas y denostadas uvas son tiradas al suelo sin mayor miramiento.

Hemos creado la Denominación de Origen del culto y el valor del papel, el producto está en segundo plano, por más que se nos llene la boca hablando de calidad.

 

Si desea leer algo mas sobre al respecto:

Eso si, buen rollo, al menos por parte de algunos:

 

Cuando parece que hay mucha, hay más.

Rioja, vendimia 2015, atípica y temprana donde las haya, este año nos hemos encontrado con la uva cortada para el día del Pilar, cuando otros años se encuentra en su máximo apogeo para esas fechas. Cerrándose la vendimia normal el 13 de octubre en toda la Denominación de Origen Calificada.

foto asociadaEspecialmente temprana, en las comarcas de Rioja Alavesa y Alta, con una maduración casi ‘homogénea’, de forma que las zonas más altas y frescas se han vendimiado con antelación a las bajas y habitualmente más tempranas.

En Rioja Baja, gran desigualdad en función de la carga de uva y el riego. Empezaron, como no, los primeros y terminaron los últimos, se vendimiaron antes viñedos altos que los de ribera.

¿Cambio climático o curiosidad estacional?. Vivimos demasiado poco tiempo para saber que pasa en realidad.

Véase también: A ‘su tiempo’ maduraron las uvas.

Analíticamente, elevado grado alcohólico, con una madurez de azúcares muy rápida y una fenólica más retrasada, que gracias al extraordinario tiempo de septiembre ha podido equilibrarse en parte, salvo en los viñedos más cargados. Acideces escasas, en linea con las acostumbradas estos últimos años, con cantidades de málico muy variables.

La cantidad de uva entrada en bodegas, tal y como se esperaba. Se han completado los cupos amparados por la DOC ( 6.955 Kg./Ha. para las variedades tintas, y 9.630 Kg./Ha. en las variedades blancas), los excedentes autorizados, se han llenado lagos y tinajas y todavía ha quedado uva en el campo. Como dicen los manchegos,

“cuando parece que hay poca, hay menos y cuando parece que hay mucha hay más”.

En cualquiera de los casos, podemos dar las gracias a este septiembre,  templado y saneado, que ha equilibrado la composición de gran parte de las uvas y ha permitido una vendimia fácil y  cómoda, seleccionándose incluso en algunas parcelas, las uvas que se echaban al cesto y las que se quedaban en la viña para los pájaros.

Una vendimia: “Esta si, esta no, esta me gusta, la vendimio yo”.

Crónicas de San Mateo

foto asociadaEl diputado general de Álava, Ramiro González (PNV), ha manifestado que a lo largo del mes de octubre se iniciará un “proceso” para la “diferenciación” de los caldos vascos. Utilizando argumentos tales, como “en la Rioja Alavesa se produce un vino fundamentalmente de calidad, mientras que en La Rioja se opta más por la cantidad” y amenazas como que “no se descarta que los vinos de Rioja Alavesa salgan de la Denominación de Origen Rioja si no se consigue esa diferenciación”.
La verdad, es que me ha resultado muy maleducado y descortés salir con esta petenera el día de San Mateo. Como acababa de leer la lista de palabras seleccionadas del actual concurso de elección del ‘El riojanismo más riojano’  me ha venido a la cabeza una muy buena que faltaba, la cual se me ha mezclado con la manida frase de Aznar:

“Váyase a hacer hostias, Sr. González”

Y es que con este tema, ya se están poniendo muy “cansos”.

Véase también  “A la Rioja, ni la nombren

Cambiando de tercio y metiéndonos en vendimia:

Como siempre, “para San Mateo a la vendimia se le ve el culo”.

Y pinta bien, Septiembre el dirimente ha sonreido. Templado, moderado en lluvias y con noches frescas, ha favorecido que las uvas se vayan sazonando mas despacio después de una pseudo-madurez prematura.

La predicción del tiempo nos es favorable hasta fin de mes, por lo que salvo ligeros brotes de botrytis y algunas paradas madurativas en viñedos sobrecargados, las uvas pueden entrar en bodega con parámetros de calidad. Calidad y cantidad. Que así sea.

Lastima que en este día, tengamos que lamentar también, este trágico accidente. Desde aquí mis condolencias.

Enlaces relacionados:

«Los que se vayan de Rioja tendrán que buscarse otro nombre»
El presidente del Consejo Regulador pide tranquilidad al sector alavés y que «exponga sus propuestas»